Inicio Breaking News Areva pierde 4.834 millones y anuncia un plan de recortes de 1.000...

Areva pierde 4.834 millones y anuncia un plan de recortes de 1.000 millones

315
0
Compartir

PARIS.- El grupo nuclear público francés Areva anunció hoy que en el ejercicio 2014 perdió 4.834 millones de euros a causa de una importante caída de la actividad, al tiempo que anunció un plan de recortes de 1.000 millones de euros en el horizonte de 2017.
La empresa pública había tenido unas pérdidas de 494 millones de euros en el ejercicio precedente.
La facturación del grupo cayó el año pasado un 7,2 % hasta 8.336 millones de euros, al tiempo que la empresa debió proceder a diversas provisiones de gastos ligadas a proyectos que se están retrasando, como el de la construcción del reactor de tercera generación EPR de Flamanville.
Para afrontar esta situación delicada, la empresa pública indicó que venderá activos por valor de más de 450 millones de euros para centrar su actividad en el terreno nuclear.
La facturación de sus actividades en energías renovables fue la que más sufrió, con una caída del 21,4 %.
El grupo, que no había tenido unas pérdidas tan altas desde su creación en 2001, señaló que el sector nuclear está estancado desde el accidente nuclear de Fukushima (Japón) en marzo de 2011.
Pero también ha sufrido de algunos problemas ligados a su propio funcionamiento, como las dificultades para sacar adelante los reactores EPR de nueva generación.
Para afrontar la nueva situación, el consejo de administración, controlado por el Estado, que tiene el 87 % del grupo, nombró en enero a Philippe Varin como nuevo presidente, con el objetivo de apoyarse en la experiencia francesa en el sector atómico para levantar la empresa.
Aunque Areva no concretó hoy las medidas de su plan de economías, Varin aseguró que deberán centrar su actividad en el terreno nuclear y no lanzarse, en solitario, en proyectos faraónicos como la construcción del EPR de Olkilouoto, en Finlandia.
Además, como preconiza el Gobierno, Areva cuenta con afianzar sus relaciones con el grupo eléctrico público EDF, principal explotador de las centrales construidas por el grupo nuclear.
Finalmente, los dirigentes de Areva aseguraron que deben desarrollar más su actividad en China, que consideran el mercado con más potencial.
Areva cuenta, pese a estas cifras, con pedidos por valor de 46.866 millones de euros, 5.426 millones más que en 2013.
Tras la publicación de resultados, el Gobierno se apresuró a afirmar que el plan de economías no incluirá despidos.
La ministra de Ecología, Ségolène Royal, afirmó hoy que “en principio no habrá despidos” en la empresa, aunque confesó que se estudiarán “salidas voluntarias y anticipadas” en concertación con los sindicatos.
El grupo cuenta con 47.000 empleados, 30.000 de ellos en Francia.
El director general de Areva, Philippe Knoche, por su parte, se mostró menos tajante y señaló que “si tiene que haber despidos, se intentará que se hagan de forma voluntaria”.
Los sindicatos de Areva, por su parte, expresaron su inquietud en una empresa que, hasta ahora, no había procedido a despidos y rechazaron pagar las consecuencias de una situación económica de la que no se sienten responsables.
Para el ministro de Economía, Emmanuel Macron, la mejora de las cuentas de Areva puede venir de un acercamiento a EDF con quien preconizó “una integración estratégica y operativa fuerte” para “permitir el desarrollo de este sector estratégico y poder vender la marca Francia en el extranjero”.
En los últimos años Areva y EDF se habían alejado un poco y en algunos proyectos en el extranjero fueron incluso rivales.