Inicio Breaking News Bolivia avanzará en la adhesión al Mercosur, pero empresarios dudan de los...

Bolivia avanzará en la adhesión al Mercosur, pero empresarios dudan de los beneficios

127
0
Compartir
Bolivia avanzará en la adhesión al Mercosur, pero empresarios dudan de los beneficios El presidente de Bolivia, Evo Morales. EFE/Archivo

La Paz, 15 jul (EFE).- El dilatado proceso de adhesión plena de Bolivia al Mercosur superará en la Cumbre de Brasilia un trámite más y podría concluir a fin de año, aunque empresarios bolivianos mantienen sus dudas sobre si eso les beneficiará.
El presidente boliviano, Evo Morales, confirmó hoy que asistirá a la cumbre del Mercosur el próximo viernes, después de realizar una visita oficial de dos días a Argentina.
El viceministro boliviano de Comercio Exterior e Integración, Clarems Endara, explicó a Efe queBolivia suscribirá otra vez en Brasilia un protocolo de adhesión al grupo como ya lo hizo en 2012, pero el documento esta vez sí llevará la firma de Paraguay.
Los parlamentos de Brasil, Paraguay y Bolivia deberán aprobar después ese protocolo como en su momento hicieron los de Argentina, Uruguay y Venezuela con el primero, que se firmó hace tres años cuando los paraguayos habían quedado fuera del bloque como castigo por la destitución de Fernando Lugo de la presidencia de su país.
“Si todo va a buen ritmo, yo creo que a partir de enero del próximo año ya podríamos empezar como miembros plenos y vigentes del Mercosur”, agregó Endara, cuya oficina depende de la Cancillería.
Explicó que con los otros países se trabajó “intensamente” para lograr el consenso que permitió tener el nuevo protocolo de adhesión para Bolivia y que básicamente es similar al de 2012 en cuanto a los derechos y las obligaciones que tiene para sumarse al bloque.
En concreto, el nuevo documento soluciona “un problema técnico y jurídico por el cual Paraguay se veía imposibilitado de ratificar” el documento original porque no estuvo en su suscripción.
El Mercosur suspendió a Paraguay a mediados de 2012 por considerar que se había violado la “cláusula democrática” del bloque con la destitución de Lugo mediante un juicio político en el Senado. El país se reintegró al grupo a fines de 2013 cuando ya estaban en sus cargos las autoridades surgidas de las elecciones de ese año.
Desde 1996 Bolivia es un socio comercial del Mercosur pero tramita desde hace tres años su integración plena al grupo.
Si los parlamentos paraguayo, brasileño y boliviano ratifican el protocolo este año, su vigencia correrá desde 2016 y Bolivia tendrá otros cuatro años para adherirse a las 3.000 normas del bloque.
Consultado acerca de una declaración del presidente Evo Morales hecha en Bruselas en junio pasado en el sentido de que rechaza que el Mercosur negocie un “acuerdo de libre comercio” con la Unión Europea (UE), Endara explicó que su país tomará previsiones al respecto.
Según el viceministro, Bolivia mantendrá “el derecho de poder observar el relacionamiento que tiene con terceros el Mercosur” y excluirse de las negociaciones del bloque si lo ve necesario.
Estratégicamente, el Gobierno de Morales tiene como línea rechazar los acuerdos de libre comercio y plantear acuerdos “de complementariedad” para fortalecer su plan de desarrollo.
En tanto, Bolivia y el Mercosur ya han logrado una desgravación arancelaria plena, que permite la libre circulación de productos.
Según Endara, los beneficios están en la exportación de banana, palmito y piña y en las condiciones que Bolivia tendrá para vender a las regiones fronterizas de los miembros del Mercosur.
Las expectativa positiva del Gobierno ha sido cuestionada por el privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), la principal entidad de asesoramiento a los exportadores del país.
El gerente del IBCE, Gary Rodríguez, dijo a Efe que una preocupación del sector es que cuando avance la Unión Aduanera del bloque Bolivia subirá sus aranceles para terceros, lo que hará que el país dependa sobre todo de la producción de Argentina y Brasil.
Asimismo, según Rodríguez, Bolivia puede tener problemas por la “camisa de fuerza” que supondrá el hecho de que no puede negociar con terceros por su lado, sin tomar en cuenta al Mercosur.
Finalmente, agregó, el proceso de armonización de las normas de Bolivia con las del Mercosur implicará, a su juicio, una renuncia a su soberanía para tomar decisiones económicas.
“Este ingreso de Bolivia al Mercosur tiene más ribetes de carácter político antes que razones comerciales o económicas”, dijo.
La principal relación comercial de Bolivia con el Mercosur es por la exportación de gas natural a Brasil y Argentina, pero eso es fruto de acuerdos bilaterales y no de convenios con el bloque.
Si se cuenta el valor del gas, Bolivia logró en 2014 un superávit comercial con el Mercosur de 3.592 millones de dólares, pero si se deja al margen, el déficit fue de 2.393 millones de dólares, según el IBCE.