Inicio Breaking News Bolivia descarta nacionalizar filial minera de la empresa japonesa Sumitomo

Bolivia descarta nacionalizar filial minera de la empresa japonesa Sumitomo

111
0
Compartir
Bolivia descarta nacionalizar filial minera de la empresa japonesa Sumitomo Imagen cedida por la vicepresidencia de Bolivia del vicepresidente, Álvaro García Linera, participa en la celebración del 431 aniversario de la comunidad de San Cristóbal (Bolivia). El gobierno boliviano descartó hoy la nacionalización de la empresa minera San Cristóbal, filial de la japonesa Sumitomo y pidió a sus ejecutivos que creen más compañías similares porque Bolivia necesita de inversiones y tecnología. EFE

La Paz, 27 jul (EFE).- El Gobierno boliviano descartó hoy la nacionalización de la empresa minera San Cristóbal, filial de la japonesa Sumitomo, y pidió a sus ejecutivos que creen más compañías similares porque Bolivia necesita de inversiones y tecnología.
“Estoy aquí para reafirmar el compromiso del Gobierno de Bolivia con la empresa Sumitomo, para darle garantías. No se asuste”, afirmó el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, en un discurso ante uno ejecutivo japonés, a propósito del aniversario del pueblo de San Cristóbal, donde opera la empresa, cerca de Chile.
“Somos socialistas, somos comunitaristas, pero ahora los necesitamos a ustedes para que trabajen para nosotros”, agregó.
San Cristóbal, la mayor compañía minera privada de Bolivia, produce a cielo abierto plata, plomo y zinc en la región andina de Potosí removiendo a diario 150.000 toneladas de roca para procesar unas 40.000 toneladas de minerales, según datos de la empresa.
El vicepresidente explicó que el Gobierno de Evo Morales no nacionalizará la filial de Sumitomo porque el país necesita la inversión y la tecnología para la producción a gran escala.
Algunos sectores pidieron a Morales expropiar la minera como hizo con otras compañías y hace poco manifestantes de Potosí amenazaron con cortarle el suministro eléctrico como parte de sus presiones para lograr la atención de su Gobierno a varias demandas.
El vicepresidente dijo que el Gobierno es socialista y “suficientemente inteligente” para utilizar la inversión extranjera en la generación de recursos e impuestos que ayuden a combatir el hambre y los problemas de las educación y la salud del país.
“El revolucionario Lenin, socialista, comunista como nosotros, planteaba la necesidad de que un gobierno revolucionario tuviera acuerdo con empresas extranjeras para producción en gran escala”, agregó García Linera en su discurso.
Según el vicepresidente, la condición para que los empresarios privados, nacionales o extranjeros, trabajen en Bolivia es que no tengan poder político, ni intenten controlar el Gobierno.
“Ellos vienen, invierten, producen, pagan impuestos y tranquilos. No pueden meterse en política, no pueden volverse dueños del país, no pueden volver dueños de los recursos naturales”, agregó.
Enfatizó que la producción de las empresas genera recursos para dar “estabilidad económica al gobierno revolucionario”.
Además, explicó que el Gobierno está centrado en las áreas de la economía que generan mayor rentabilidad como los hidrocarburos y la producción de electricidad, a diferencia de la minería donde los costos de producción son muy altos, según dijo.
Desde que llegó al poder en 2006, Morales ha nacionalizado una veintena de empresas, fundamentalmente de los sectores petrolero y eléctrico, de capitales estadounidenses y europeos, pero en el último tiempo ha señalado que no tomará más medidas similares.