Inicio Breaking News Bolivia dice que el informe de drogas de EE.UU. pone trabas a...

Bolivia dice que el informe de drogas de EE.UU. pone trabas a la restitución de embajadores

164
0
Compartir

LA PAZ.- El Gobierno del presidente Evo Morales tildó hoy de “mentiroso” el informe en que EE.UU. considera que Boliviano cumplió con los acuerdos internacionales de lucha contra las drogas y agregó que el mismo pone trabas a la restitución de las relaciones bilaterales a nivel de embajadores.
En una rueda de prensa en la ciudad de Santa Cruz (este), el ministro de Gobierno (Interior), Hugo Moldiz, criticó que por séptimo año consecutivo EE.UU. acuse a Bolivia, basándose en “falacias”, de haber fallado en la lucha antinarcóticos.
“Felizmente no tenemos ninguna explicación que darle, lo que estamos dando es una respuesta soberana y digna a un informe mentiroso, engañoso y que lo único que hace es ponerle trabas a cualquier posibilidad de restablecimiento de nuestras relaciones oficiales”, sostuvo Moldiz.
Añadió que lo único que busca Washington con este informe desde 2008 es “penalizar y estigmatizar a Bolivia ante el mundo”.
Bolivia y EE.UU. mantienen una relación a nivel de encargados de negocios desde 2008, cuando el presidente Morales expulsó del país al entonces embajador estadounidense Philip Goldberg, acusándolo de conspirar contra su Gobierno, algo que Washington ha negado siempre.
Morales también expulsó ese año a la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés) y en 2013 hizo lo mismo con la agencia de cooperación internacional de Estados Unidos (Usaid), bajo las mismas acusaciones de supuesta conspiración.
La restitución de embajadores no ha sido posible pese a que ambos países firmaron a fines de 2011 un acuerdo para normalizar las relaciones bilaterales.
Según el reporte anual del Departamento de Estado estadounidense sobre el comercio de narcóticos en el mundo, Bolivia, Birmania y Venezuela han “fallado manifiestamente a la hora de adherirse a sus obligaciones bajo los acuerdos internacionales contra las drogas, así como a la hora de tomar medidas en este sentido”.
En el caso de Bolivia, Estados Unidos considera que “el empeño de las fuerzas de seguridad no ha sido suficiente a la hora de desmantelar e impedir la actividad de las organizaciones de tráfico de drogas”.
El informe agregó que “además, los controles para prevenir el desvío del cultivo legal de coca para la producción ilegal de cocaína no han sido los apropiados”.
Moldiz criticó que el informe estadounidense llegue a ese tipo de conclusiones “sin siquiera tener un dato sobre la cantidad de hectáreas de coca que existe en el país”, pues el reporte menciona que Colombia tiene 80.500 hectáreas, Perú otras 59.500, pero en el caso de Bolivia indica que los datos están “en proceso”.
“Lo cual nos lleva a la conclusión de que actúan sobre la base de prejuicios, de conceptos predeterminados que están motivados más por razones políticas que por razones técnicas”, afirmó.
El ministro sostuvo que Bolivia cumple con los convenios internacionales y “con la humanidad”, y defendió los resultados de la lucha antinarcóticos lograda por el Gobierno de Morales desde 2006.
“Cuando EE.UU. sea capaz de combatir los múltiples delitos que tienen que ver con la industria del narcotráfico, que es el mejor negocio capitalista, podremos reconocerle una autoridad política y moral que hoy no la tiene”, insistió.