Inicio Economia Economía boliviana igualará a la chilena en 2025

Economía boliviana igualará a la chilena en 2025

431
0
Compartir

El vicepresidente, Álvaro García Linera, afirmó que la economía boliviana prácticamente debería igualar en tamaño a la de Chile en 2025, según las metas trazadas por el gobierno que encabeza Evo Morales.
“En 2005 la economía chilena era catorce veces más grande que la boliviana; ahora mide ocho. Y el 2020 debe ser sólo cuatro veces más grande. Y el 2025 deberíamos estar iguales o máximo uno a dos” precisó García Linera en una entrevista que publica hoy el diario chileno La Tercera.
Esa metas, señaló, se enmarcan en las claves económicas del nuevo gobierno de Evo Morales, que acaba de ser reelegido para un nuevo período hasta el año 2020.
Estas son, dijo, “industrialización, el polo energético, generar conocimiento y garantizar el crecimiento para tener la distribución de la riqueza más eficiente del continente”.
Para alcanzar el objetivo de igualar a la economía chilena, Bolivia debe crecer a un promedio de entre un 5 y un 6 % anual, “triplicando su PIB cada seis años”, agregó.
“Hemos multiplicado (el PIB) por cuatro en ocho años. Hasta 2020 deberíamos tener un PIB de cerca de 100.000 mil millones de dólares. Entonces ahí la diferencia no sería tan grande respecto de Chile; estaríamos de uno a cuatro manteniendo Chile su crecimiento actual”, añadió.
La economía chilena pasa por una fase de desaceleración, que la llevará a crecer este año en torno a un 2,0 %, frente a un 4,1 % en 2013, aunque los pronósticos apuntan a una recuperación y a un crecimiento superior al 3,0 % en 2015 y de en torno a un 4,5 % en 2016, según las proyecciones públicas y privadas.
Bolivia, según su vicepresidente, alcanzará el ritmo de crecimiento que se ha propuesto con “la industrialización de las materias primas y una mayor exportación de energía y alimentos”
“Hay que ampliar la frontera agrícola a un millón de hectáreas por año. Y el gas debería duplicarse o triplicarse con los derivados industriales. La nacionalización de los hidrocarburos cambió la historia de nuestra economía”, acotó.
En la entrevista, García Linera reiteró además que su país demandó a Chile ante la Corte de La Haya “porque hemos agotado todas las opciones previas, de acercamiento, diálogo, diplomacia; de acercamiento entre pueblos, de confianza entre gobernantes; de trabajos arduos de Cancillería”.
“Este tema no sólo afecta a Bolivia, sino a la integración del continente”, dijo sobre la demanda presentada en 2013 con el objeto de que la Corte obligue a Chile a negociar una salida soberana al mar para Bolivia, que perdió su acceso al Pacífico en una guerra del siglo XIX.
La demanda está actualmente en compás de espera, después de que Chile alegara la incompetencia de la Corte de La Haya para tratar el caso, debido a que toca un asunto a su juicio resuelto definitivamente en un tratado suscrito en 1904, que fijó las fronteras definitivas entre ambos países.
La Corte de La Haya sólo puede conocer y fallar sobre conflictos surgidos a partir del Pacto de Bogotá de 1948 que le dio origen, señaló Chile al fundamentar su impugnación.
García Linera fue preguntado sobre las causas que provocaron el fin del diálogo, que incluía el asunto marítimo, iniciado por ambos países en 2006 durante el primer gobierno de Michelle Bachelet en Chile y de Evo Morales en Bolivia.
“Nosotros cumplimos todos los requisitos: acercamiento, confianza, diálogo, conversaciones, exploración de opciones”, aseguró y descartó una ruptura de la confianza como causa del enfriamiento de los vínculos.
“No es que se quebró la confianza. Nos dimos cuenta de lo infructuoso que es esto”, dijo y manifestó su confianza en que la Corte de La Haya rechace la impugnación interpuesta por Chile, porque “los organismos internacionales fueron creados para resolver estos temas” y consideró “curioso” que Chile “impugne la competencia de un tribunal moderno”.
“Ahí veo una actitud pre-moderna frente a una institución moderna. Hay una paradoja entre los gobernantes chilenos: presumen de modernidad y se comportan pre-modernamente. Actúan con la mirada del siglo XIX para un tema que tiene que ser resuelto con los mecanismos del siglo XXI”, dijo.
Matizó, ante una pregunta, que Bolivia “jamás” se va a cerrar a una solución bilateral del asunto, aunque precisó que “el acercamiento debe ser real”, para lo cual debe haber “una propuesta de Chile”.
“Si se abren otras opciones, como una propuesta concreta del gobierno de Chile a Bolivia, por supuesto que la oiríamos. Cualquier propuesta que resuelva la salida soberana de Bolivia hacia el Océano Pacífico será siempre oída y recepcionada”, sostuvo.