Inicio Breaking News El Gobierno anula el día festivo que declaró por el paso del...

El Gobierno anula el día festivo que declaró por el paso del Dakar

155
0
Compartir

LA PAZ.- El Gobierno revocó hoy la decisión de decretar festivo el lunes 12 de enero por el paso del rally Dakar por territorio boliviano, alegando que el país requiere mayor producción ante la bajada de los precios del petróleo.
La decisión fue tomada en la reunión semanal del presidente Morales, el vicepresidente Álvaro García Linera y el consejo de ministros, indicó en una rueda de prensa el titular de Trabajo, Daniel Santalla.
El ministro explicó a los medios que se desechó la idea del festivo tras analizar los impactos negativos que generará la caída del precio del petróleo, “una medida política impuesta por los EE.UU. que necesariamente va a afectar a los países productores de hidrocarburos”, incluidaBolivia.
“El país necesita trabajar más, necesita producir más, tanto en el sector público como en el sector privado, hay que aumentar la producción y la productividad. Este es el motivo por el cual no va a haber el feriado (festivo) correspondiente que se había anunciado”, señaló Santalla.
Bolivia no exporta petróleo pero su economía se sostiene en las ventas de gas natural a Brasil y Argentina, a un precio que se ajusta trimestralmente en función de las variaciones del crudo.
La idea de decretar festivo el 12 de enero fue promovida por Morales para que más personas pudieran presenciar el paso del rally Dakar por territorio boliviano y alentar a los competidores, pero también para fomentar el turismo.
El rally Dakar, que comenzó el pasado domingo en Buenos Aires, incluye por segunda vez en su recorrido a Bolivia.
La competencia ingresará a las regiones andinas de Oruro y Potosí los días 10, 11 y 12 de enero.
La organización ha diseñado dos recorridos para el paso por el salar de Uyuni, uno de los principales atractivos turísticos bolivianos, con la posibilidad de recorrerlo por el medio si no hay inundaciones, o solo rodearlo.
En la edición del año pasado, la competición bordeó el salar debido a las intensas lluvias que inundaron algunas áreas de la reserva boliviana.