Inicio Breaking News El Gobierno rechaza dar a los chóferes el 50% de las acciones...

El Gobierno rechaza dar a los chóferes el 50% de las acciones del teleférico

102
0
Compartir

LA PAZ.- El Gobierno descartó hoy la petición de los sindicatos de chóferes de que se les ceda el 50 % de las acciones del nuevo teleférico entre La Paz y El Alto en compensación por la futura ampliación de las líneas de este medio de transporte por cable.
“Es un pedido que no se puede ni se va a ejercitar. El teleférico es un patrimonio de todos los bolivianos, es del Estado, y no se va a convertir en propiedad privada”, argumentó en una rueda de prensa en La Paz el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera.
Según Linera, quien ejerce estos días la presidencia interina del país por el viaje de Evo Morales a Italia y El Vaticano, la posibilidad de que el teleférico pase “parcial o totalmente a un gremio es una forma de privatización”.
“Se va a mantener como propiedad del Estado siempre”, concluyó.
Los chóferes del transporte de Bolivia anunciaron esta semana que exigirán al Gobierno la mitad de las acciones del teleférico si se amplía el número de sus líneas, tal y como ha anunciado el Ejecutivo.
El vicepresidente de la Federación Nacional de Transporte Cooperativizado, Braulio Arguedas, afirmó que los conductores del transporte público acordaron la medida “como una justa retribución o indemnización por las áreas de trabajo” que consideran que perderán si se amplía este transporte.
La primera fase del teleférico de La Paz consta de tres líneas, de las cuales ya hay dos en funcionamiento, mientras que la tercera comenzará a operar en noviembre próximo, según anunciaron esta semana las autoridades.
El Gobierno boliviano, que financia íntegramente esta infraestructura, ha anunciado que ampliará el proyecto con cinco nuevas líneas.
Las tres líneas del teleférico construidas en esta primera fase unen las vecinas ciudades de El Alto y La Paz en alrededor de 15 minutos, mucho menos tiempo del que se necesita para desplazarse por carretera entre ambas urbes.
Unas 440.000 personas se mueven a diario entre estas ciudades y, hasta ahora, la mayoría lo hacían en “minibuses” o en los taxis compartidos conocidos como “trufis”.
Hasta la puesta en marcha del teleférico y de los autobuses PumaKatari (dependientes de la Alcaldía paceña), no existía enBolivia un sistema urbano de transporte público regulado por las autoridades.
Por ello, históricamente el sector de los chóferes ha tenido un enorme poder a la hora de paralizar las ciudades bolivianas con paros y bloqueos de calles para forzar a que se cumplan sus exigencias.