Inicio Breaking News Exoneran a un preso de Misisipi de una de sus sentencias a...

Exoneran a un preso de Misisipi de una de sus sentencias a muerte

112
0
Compartir

AUSTIN.- Willie Jerome Manning, un hombre que lleva 21 años en el corredor de la muerte en el estado de Misisipi (EEUU), fue exonerado de una de las dos sentencias capitales que pesaban en su contra al demostrarse que no cometió el crimen por el que fue condenado.
El observatorio Death Penalty Information Center (DPIC) informó hoy que Manning se convirtió en el preso número 153 del país en ser exonerado de una condena de este tipo, aunque en este caso sigue en el corredor de la muerte, ya que está sentenciado por otro caso.
Manning, negro de 46 años, fue exculpado así de la muerte en enero de 1993 de Emmoline Jimmerson y su hija Alberta Jordan, de 90 y 60 años, respectivamente, quienes fueron asesinadas en un intento de robo en su domicilio.
En febrero de este año, el Tribunal Supremo de Misisipi autorizó que se repitiera el juicio por este caso y, ahora, los fiscales retiraron los cargos en su contra al constatar que la acusación en el anterior proceso se había basado en un falso testimonio.
Pero la exoneración de Manning no llegó acompañada de las habituales imágenes en la puerta de la cárcel, ya que sigue en el corredor de la muerte por otro doble asesinato cometido presuntamente un mes antes del de Jimmerson y Jordan.
Manning fue condenado por el asesinato en diciembre de 1992 de los estudiantes universitarios Jon Stecker y Tiffany Miller, de 19 y 22 años respectivamente.
El Departamento de Justicia de Estados Unidos admitió en 2013 que las pruebas de ADN capilar y de balística presentadas por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) durante el juicio “excedieron los límites de la ciencia, por lo que no son válidas”.
El Tribunal Supremo de Misisipi suspendió entonces la ejecución de Manning, el 7 de mayo de 2013, minutos antes de producirse.
Los magistrados de ese tribunal autorizaron la repetición de las pruebas de ADN, cuyos resultados aún no han llegado.
En el momento de su detención, Manning tenía 25 años y ahora tiene 46.
“Estos casos presentan algunas de las características clásicas de la inocencia: discriminación racial, testigos poco confiables y mala fe de la Policía o la Fiscalía”, dijo Robert Druham, director ejecutivo del DPIC.
Manning se convirtió en el preso número 153 en ser exonerado de una sentencia a muerte en Estados Unidos y el cuarto en Misisipi.
Misisipi ha ejecutado a 21 presos desde que en 1976 el Tribunal Supremo de Estados Unidos reinstauró la pena de muerte.