Inicio Arte y Cultura Futuros líderes hispanos con programa basado en tradiciones indígenas

Futuros líderes hispanos con programa basado en tradiciones indígenas

121
0
Compartir
Futuros líderes hispanos con programa basado en tradiciones indígenas Decenas de jóvenes latinos participan esta semana de una experiencia educativa creada por estudiantes hispanos de la Universidad de Colorado (CU), en Boulder, para capacitarse en temas académicos y de activismo comunitario basados en las raíces históricas y culturales de los pueblos indígenas mexicanos. EFE/Glenn Asakawa/University of Colorado/SÓLO USO EDITORIAL/NO VENTAS/CRÉDITO OBLIGATORIO

Denver (CO), 14 jul (EFEUSA).- Decenas de jóvenes latinos participan esta semana de una experiencia educativa creada por estudiantes hispanos de la Universidad de Colorado (CU), en Boulder, para capacitarse en temas académicos y de activismo comunitario basados en las raíces históricas y culturales de los pueblos indígenas mexicanos.
“Se trata de un programa único y poderoso. Es increíble ver la transformación de estos estudiantes en solamente una semana”, manifestó a Efe Kristen Davidson, directora de comunicaciones y participación de exalumnos de la Escuela de Educación de CU-Boulder.
“Este programa forma dirigentes comunitarios que además son pensadores críticos y que pueden compartir sus nuevos conocimientos con los miembros de las comunidades de las cuales provienen”, agregó.
El proyecto, técnicamente descrito como un “programa gratuito de verano de capacitación y educación para líderes juveniles”, lleva por nombre Aquetza, una palabra náhuatl (lenguaje usado por indígenas del centro y del norte de México) que significa algo así como “eleva tu rostro”.
Los creadores del programa, Mike Domínguez, quien completó su doctorado en CU-Boulder, y Jasón Romero, con una maestría en educación de la misma universidad, eligieron esa palabra para representar su deseo de “capacitar a jóvenes de todo origen pero con fuertes lazos con comunidades chicanas y latinas para que desarrollen poderosas conexiones entre el ámbito académico y el progreso comunitario”.
“Es muy importante contar con una sólida tradición histórica para llegar a ser líderes. El liderazgo debe basarse en la historia de esos líderes”, afirmó Davidson.
En ese contexto, 32 estudiantes de escuelas secundarias de varias ciudades de Colorado (Denver, Boulder, Longmont, Aurora, Cherry Creek, Pueblo, Erie y Firestone), todos ellos autoidentificados como latinos, hispanos o chicanos, asisten a clases interactivas de historia, literatura, ciencias de la salud, sociología, política, cultura y estudios étnicos.
Las clases se ofrecen con un alto rigor académico en cuanto a sus exigencias de lectura, escritura y reflexión a nivel individual y de grupo. Los jóvenes además profundizan sus habilidades para realizar investigaciones académicas en sus propias comunidades y para expresarse por medio del arte.
El programa en sí es una versión actualizada para el siglo 21 del programa que en la década de 1970 tenía la Asociación de Estudiantes México Americanos Unidos (UMAS) de CU con el fin de impulsar la llegada de jóvenes latinos a la universidad, preparándolos a la vez para una “activismo con significado” en sus comunidades.
Por eso, entra otras actividades, los jóvenes participan en el Teatro del Oprimido de UMAS y de sesiones de sesiones de pedagogía crítica a cargo de expertos de CU-Boulder.
“El activismo comunitario de ese proyecto se basa en las investigaciones realizadas por los mismos participantes. Se trata de un activismo fundamentado en evidencia y no en el deseo de cambios genéricos”, explicó Davidson.
“Ofrecemos una experiencia de la vida académica universitaria, pero el programa es mucho más profundo que solamente eso”, indicó.
Por ejemplo, a cada participante se le pide que traiga un artefacto que represente a su comunidad. Según Davidson, la mayoría de los estudiantes trae una fotografía, aunque otros prefieren vídeos u otros objetos.
Luego, durante la semana y en grupos, los jóvenes realizan un “análisis crítico” de esos artefactos, detectando los aspectos positivos y negativos allí encerrados. A su vez, esos aspectos se estudian en el marco del sistema sociopolítico y cultural al que pertenece el participante.
Los estudiantes entonces reexaminan el significado del artefacto que trajeron para identificar los problemas que representa y buscan “maneras imaginativas” de implementar los cambios sociales que resuelvan esos problemas.
En la actualidad, el 21 por ciento de los 5,3 millones de residentes en Colorado son hispanos (casi dos de cada tres de ellos descendientes de mexicanos). Pero, según proyecciones del Departamento de Asuntos Locales de Colorado, ese porcentaje se duplicará cerca 2040, año en el que se anticipa que habrá 8 millones de personas en este estado.
Además, sólo el 9 por ciento de los casi 30.000 estudiantes de CU-Boulder son hispanos, indicando una muy baja representación de la población latina en ese centro de altos estudios.
De allí, sostuvo Domínguez (el fundador de Aquetza) la necesidad de animar a más latinos para que lleguen a la universidad.
“Es inspirador ver a estudiantes de CU-Boulder y a jóvenes latinos en una actividad de pedagogía culturalmente sostenible de tal manera que construye la comunidad y convalida sus identidades”, comentó Domínguez.