Inicio Nacionales La campaña electoral entra en la recta final con Evo Morales como...

La campaña electoral entra en la recta final con Evo Morales como favorito

110
0
Compartir

LA PAZ.- La campaña para los comicios del próximo 12 de octubre entró en la recta final, con el presidente Evo Morales, que buscará la reelección para un tercer mandato hasta 2020, como el candidato favorito ante cuatro aspirantes opositores, según las últimas encuestas difundidas entre el miércoles y hoy.
El sondeo publicado hoy por el diario Página Siete da a Morales la victoria con un 57,3 %, confirmando otros dos estudios previos que esta semana le asignaron de forma coincidente un 59 %.
El mandatario tendría una ventaja de entre 40 y 46 puntos sobre su rival mejor ubicado, el empresario Samuel Doria Medina, quien obtendría entre un 13 % y 18 %.
En una entrevista con los medios estatales, Morales se mostró hoy seguro de su victoria el próximo domingo y de conseguir una votación que le permita los dos tercios para controlar el Parlamento.
También defendió su meta de repetir el dominio en el Congreso del que goza actualmente su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), y rechazó las críticas al respecto.
“Antes era una democracia pactada, y cuando no tenían dos tercios, había megacoaliciones. Cuatro, cinco partidos aliados y no les alcanzaban los ministerios”, dijo Morales, en alusión a que varias fuerzas se repartían el manejo del aparato estatal.
“Con semejantes pactos tenían más de dos tercios. Ahora saben que el MAS otra vez va a tener dos tercios (y están) protestando porque tiene tanto poder”, añadió.
Si los porcentajes de los sondeos se ratifican el próximo domingo, Morales resultaría reelegido, pues la Constitución boliviana señala que ganará la Presidencia quien logre más del 50 % de los votos o el 40 % con una diferencia de al menos 10 % en relación con su inmediato perseguidor.
Si ninguno de los candidatos alcanza estos porcentajes, la segunda vuelta entre los dos más votados se celebrará en diciembre.
Según los sondeos, el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002) obtendría entre 8 y 10,7 % de la votación; el exalcalde de La Paz Juan del Granado, alrededor del 3 %; y el líder indígena Fernando Vargas, entre el 0,8 y el 2 %.
Pese a que la Constitución promulgada por el propio Morales en 2009 permite sólo dos mandatos consecutivos, el Tribunal Constitucional avaló su candidatura para un tercer mandato con el argumento de que el primero de sus Gobiernos (2006-2010) no computa porque el país fue refundado en 2009 con la nueva Carta Magna.
En total, 6.245.959 bolivianos, incluidos 272.058 residentes en 33 países, están habilitados para votar en las elecciones del próximo domingo.
Durante la campaña, Morales se planteó ganar los comicios con un 74 % de apoyo en las urnas, diez puntos por encima del resultado conseguido en las elecciones de 2009.
En las elecciones celebradas en diciembre de 2005, Morales consiguió su primer mandato con casi un 54 % de respaldo y en las de de 2009 fue reelegido con un 64 % de apoyo.
El analista político Jorge Lazarte dijo hoy a Efe que las recientes encuestas confirman una tendencia mostrada en el último tiempo, de que Morales lidera las preferencias electorales y con el tiempo ha ido ganando respaldo, a diferencia de la oposición, “que se ha estancado en su propio electorado”.
“Podríamos decir que la suerte está ya echada. Lo que queda por resolver es si el candidato Evo Morales va a obtener más del 70 %, que es lo que él está calculando”, añadió.
La intención de Morales de dejar a la oposición con muy baja representación en el Parlamento “no es una ventaja para nadie”, ni siquiera para el mismo Gobierno, según el analista.
“En términos democráticos, es dar más poder al que ya tiene demasiado poder. Eso no es sano en democracia, no ayuda al propio Gobierno porque él mismo se impide de poder corregir sus propios errores, que lo haría si tuviera una oposición fuerte”, opinó.
Añadió que el control absoluto del Congreso reafirma, además, “una idea que no es nueva en el país, que cuando se gana las elecciones, se gana el derecho a tener todo el poder y no simplemente al ejercicio del Gobierno”.
Para Lazarte, que fue magistrado del órgano electoral, este proceso “no ha sido precisamente un modelo de democracia” pues ha tenido las mayores falencias “en los últimos 20 años”, incluidas las dudas sobre el padrón, desigualdades en las campañas y una supuesta parcialidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE) con el oficialismo.
Las cinco fuerzas que concurren a los comicios tienen previstos diversos actos para cerrar sus campañas hasta el miércoles 8 de octubre, tres días antes de la votación, según disposiciones del TSE.