Inicio Breaking News La iglesia católica del país cree que el pago de doble aguinaldo...

La iglesia católica del país cree que el pago de doble aguinaldo arriesga la obra social

170
0
Compartir

LA PAZ.- La iglesia católica del país manifestó hoy la preocupación por el pago del doble aguinaldo decretado por el Gobierno, ya que supone un importante desembolso económico que puede poner en riesgo la obra social de la institución.
El secretario de la Conferencia Episcopal Boliviana, Eugenio Scarpellini, advirtió en una rueda de prensa de que existe “un alto riesgo” de que algunas de las obras sociales de la iglesia “disminuyan fuertemente” su capacidad de atender a las personas necesitadas, al verse obligadas a reducir su personal por no poder hacer frente a los costes salariales impuestos por el Ejecutivo.
“Pedimos oficialmente poder dialogar con el Gobierno sobre este tema del doble aguinaldo y otros temas que nos preocupan y que son parte de la vida de nuestra sociedad”, dijo Scarpellini.
El doble aguinaldo fue decretado el año pasado para los sectores público y privado por el Gobierno presidido por Evo Morales y consiste en el pago de una segunda paga extra en el mes de diciembre, siempre que el crecimiento del país haya superado ese año el 4,5 %, lo que ocurrió tanto en 2013 como en 2014.
De esta forma, en diciembre, todas las empresas de Bolivia deben pagar a cada trabajador un total de tres sueldos.
Scarpellini defendió este jueves que las empresas de obra social no tienen fines de lucro y no deberían, por tanto, estar obligadas a realizar este desembolso.
“La tarea de atender a niños huérfanos, abandonados o discapacitados es tarea propia del Estado, que recibe el mandato de parte de la sociedad. La iglesia y otras obras (…) lo hacen por suplencia, porque éste (el Estado) no alcanza a todos” explicó el religioso.
Refirió que la iglesia católica tiene en Bolivia unas 2.000 obras sociales que atienden a más de 60.000 personas en áreas como la salud y la educación, además de la atención a niños huérfanos.
Según Scarpellini, todas estas obras no son lucrativas, no tienen rentabilidad creciente y normalmente viven de ayudas procedentes del extranjero que “se ven disminuidas por la crisis mundial”.
También recordó que las ganancias de los colegios y universidades católicas no van a las arcas de la iglesia, ya que esto no está permitido, sino que los beneficios, “por ley”, deben reinvertirse en las instituciones educativas.
Además, el religioso cuestionó la subvención alimentaria que aporta el Estado para cada pequeño que reside en un hogar de acogida y que es de 1,25 dólares diarios por niño una vez restados los impuestos.
“¿Es un aporte digno para el sustento de un niño, (para) sus necesidades desarrollo y crecimiento?” preguntó el secretario de la Conferencia Episcopal.