Inicio Breaking News La muerte de Bland siembra más desconfianza entre los afroamericanos de EE.UU.

La muerte de Bland siembra más desconfianza entre los afroamericanos de EE.UU.

120
0
Compartir
La muerte de Bland siembra más desconfianza entre los afroamericanos de EE.UU. Captura de video cedida por el Departamento de Seguridad Pública de Texas que muestra al oficial Brian Encinia (i) mientras sostiene una pistola eléctrica tras sacar del vehículo a Sandra Bland (d) el pasado 10 de julio en Prairie View, Texas (EE.UU.). EFE

Austin (EEUU), 22 jul (EFE).- La joven afroamericana Sandra Bland fue detenida el 10 de julio por una leve infracción de tráfico en Texas y tres días después la hallaron muerta en su celda, un caso con más preguntas que respuestas y que siembra más desconfianza sobre el trato de la Policía en EEUU con la comunidad negra.
Según el relato oficial, Bland, de 28 años, se suicidó con una bolsa de plástico, pero sus familiares y amigos no lo creen: La joven se acababa de mudar a Texas para empezar un nuevo trabajo y le sobraban motivos para vivir.
“Es incomprensible”, dijo Sharon, una de las hermanas de Bland, cuya familia está removiendo cielo y tierra para que se lleve a cabo una investigación independiente, conocer los detalles de su muerte y que se haga justicia.
El 10 de julio, Bland circulaba con su vehículo por Prairie View (Texas) y cambió de carril sin señalizarlo con las luces intermitentes, fue entonces cuando el patrullero que iba detrás suyo, identificado como Brian Enciania, le ordenó que se detuviera y empezó un enfrentamiento entre ambos que terminó con el arresto.
“¡Te voy a encender!”, le gritó Enciania a Bland amenazándola con una pistola eléctrica después de que la joven se negase a apagar un cigarrillo que estaba fumando.
El agente fue relegado a “trabajo de oficina” a la espera de que la investigación, que llevan a cabo los Rangers de Texas y el FBI, dé resultados.
La grabación del incidente entre Bland y Enciania fue difundida este martes por el propio Departamento de Seguridad de Texas, entidad al mando de los Rangers, pero más que disipar dudas desató indignación por la actitud del agente y porque el vídeo, con algunos cortes, parece editado.
Esa hipótesis fue apoyada en las redes sociales por la cineasta californiana Ava DuVernay, ganadora de un Globo de Oro por “Selma”, pero que hoy negó el portavoz del departamento, Tom Vinger: “El vídeo no ha sido editado. Hubo un problema técnico cuando se descargó”.
“Yo edito para ganarme la vida. Pero cualquiera puede ver que el vídeo oficial ha sido cortado. ¿Por qué?” se cuestionó la cineasta, cuya película “Selma” también estuvo nominada para el Óscar a la mejor cinta.
Más allá de la muerte, el vídeo demostró que la detención de Bland fue arbitraria y que hubo abuso de poder por parte del agente.
Las autoridades difundieron el lunes otra grabación de la cárcel del Condado de Waller, en la que estaba detenida Bland, para demostrar que nadie entró a su celda desde el último momento que fue vista con vida, por lo que la principal hipótesis sigue siendo el suicidio.
Pese a eso, el fiscal del condado, Elton Mathis, admitió que el caso se investiga como si se tratara de un homicidio: “La familia deBland tiene buenos argumentos. Le estaban pasando un montón de cosas buenas en su vida”.
La mujer estaba a punto de empezar un nuevo trabajo en la Universidad de Agricultura y Mecánica de Prairie View, una institución con mayoría de estudiantes afroamericanos cuya relación con las autoridades en este condado rural y conservador de la sureña Texas ha sido a menudo conflictiva.
La muerte de Bland en una cárcel de Texas se produjo en pleno cuestionamiento de las fuerzas de seguridad en Estados Unidos tras la muerte de varios afroamericanos a manos de la Policía.
El caso que encendió la mecha fue el del joven Michael Brown en agosto de 2014 en Ferguson (Misuri), una muerte que desató violentas protestas y reavivó las tensiones raciales en el país.
Ante la sensibilización existente sobre los temas de componente racial, la fiscal general, Loretta Lynch, anunció hoy que Dylann Roof, presunto autor del asesinato en junio de nueve feligreses negros en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur), será juzgado por cargos que podrían acarrearle la pena de muerte.
Lynch, la primera mujer afroamericana al frente de la Justicia de EEUU, consideró que Roof se guió por el odio racial cuando el 17 de junio irrumpió en una histórica iglesia de la comunidad negra y abrió fuego contra un grupo de personas que leían textos sagrados.