Inicio Breaking News La presidenta del legislativo boliviano rechaza procesar a una periodista por racismo

La presidenta del legislativo boliviano rechaza procesar a una periodista por racismo

52
0
Compartir

LA PAZ.- La presidenta de la Cámara de Diputados de Bolivia, la oficialista Gabriela Montaño, expresó hoy su desacuerdo con la apertura de un proceso en contra de la periodista Amalia Pando, que supuestamente vulneró la ley contra el racismo al no censurar las declaraciones racistas de un entrevistado.
“He emitido mi opinión públicamente y la ratifico, yo no estoy de acuerdo con un juicio contra Amalia Pando”, declaró Montaño respecto de la informadora, que trabaja en radio Erbol, un medio crítico con el Gobierno.
Montaño es la persona a quien hacían referencia las supuestas declaraciones racistas del entrevistado por Amalia Pando, el coronel del Ejército Germán Cardona, quien se encuentra en España y quiere pedir asilo político en ese país al considerarse perseguido político en Bolivia.
Durante la entrevista, inmediatamente después de que Cardona supuestamente profiriera las expresiones racistas sobre Montaño, Amalia Pando lamentó el tono de las declaraciones del entrevistado.
Sin embargo, el viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, ha acusado a la periodista de no haber censurado a Cardona, lo que a su juicio supone “incitación al racismo” por parte de Pando.
Montaño, por su parte, aseguró este lunes que no está de acuerdo con el juicio a Pando, aunque matizó que al entrevistar a Cardona, la periodista y el medio para el que ésta trabaja tratan de restar importancia al polémico “caso terrorismo”.
Este militar denunció en un informe interno del Ejército y posteriormente a la prensa, que el Gobierno boliviano orquestó en 2009 un supuesto complot que implicaba en un ficticio intento secesionista a líderes opositores de la región de Santa Cruz.
Según Cardona, el Gobierno empleó armas que estaban bajo la custodia del Ejército y las presentó como pertenecientes a supuestos terroristas europeos que planificaban ese golpe secesionista.
Las declaraciones del militar que han provocado la apertura del proceso a la periodista, hacían referencia a Montaño, quien según Cardona fue una de las personas que participó en esa supuesta trama gubernamental.
El Gobierno boliviano y altos responsables de las Fuerzas Armadas han rechazado las acusaciones del coronel Cardona y han argumentado que este puede sufrir algún trastorno mental.
Sobre el posible enjuiciamiento por racismo de Amalia Pando, el defensor del Pueblo, Rolando Villena, consideró hoy que se trata de amenazas que buscan “sancionar las investigaciones y la difusión de información periodística”.
Mientras, la periodista sostuvo, en declaraciones recogidas por el diario El Deber, que con la demanda en su contra se demostrará “que existen absurdos políticos y absurdos judiciales”, y que lo ocurrido evidencia que “al Gobierno comienza a incomodarle la democracia”.
Esta no es la primera vez que el Gobierno u otras instituciones abren un proceso contra informadores por supuestamente vulnerar la denominada “Ley contra el racismo y toda forma de discriminación”, vigente en el país andino desde 2010.
En diciembre pasado, la organización Human Rights Watch (HRW) denunció esta normativa como una de las que, en Bolivia, “cercenan los derechos humanos”.
Según HRW, la citada ley “pone en riesgo el derecho a la libertad de expresión” y otorga al Ejecutivo de Evo Morales “potestades imprecisas y excesivamente amplias que le permiten censurar injustamente a los medios de comunicación”.