Inicio Breaking News La Unasur quiere enfrentar el narcotráfico y asumir obras de integración regional

La Unasur quiere enfrentar el narcotráfico y asumir obras de integración regional

111
0
Compartir

LA PAZ.- La Unasur perfila una propuesta para combatir con dureza a las organizaciones del narcotráfico y otra para financiar con sus propios recursos algunas de las grandes obras de infraestructura necesarias para la integración de Suramérica.
El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el expresidente colombiano Ernesto Samper (1994-1998), informó hoy en una rueda de prensa de que esos dos temas fueron tratados hoy, entre otros, con el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, con quien se reunió en el Palacio de Gobierno de La Paz.
Samper llegó a Bolivia para participar mañana en la ciudad de Santa Cruz (este) en una reunión de vicecancilleres que analizará cuál debe ser la “visión estratégica” del bloque y cuyos resultados se presentarán a la cumbre presidencial que se celebrará en diciembre en Ecuador.
El máximo responsable del bloque suramericano explicó que la iniciativa antidroga consiste en dejar de tratar con dureza a los campesinos que cultivan plantas base para las drogas porque lo hacen para sobrevivir, y a los consumidores o “al que lleva un kilo de droga a los EE.UU, mientras que por los canales abiertos de la globalización se están metiendo toneladas”.
Por contra, dijo que las organizaciones del narcotráfico deben ser perseguidas por medio del control del lavado de activos y de las sustancias químicas que sirven para producir las drogas o “si se puede, a través del establecimiento de impuestos en algunos casos, para acabar con el negocio”.
El mundo se ha dado cuenta de que las políticas de prohibición no están dando resultados porque hay 300 millones de consumidores de estupefacientes ilegales y Suramérica tiene hoy la “autoridad moral” para buscar una “política alternativa”, sostuvo Samper.
La salida “seguramente no será caer en la legalización, que sería igual de perniciosa que la prohibición, pero sí buscar una política que nos permita avanzar sin castigar a sectores débiles”, agregó.
La Unasur también elabora una propuesta para articular sus fuentes de financiación de las obras de integración regional, tomando en cuenta al Banco del Sur y al Banco de Desarrollo de América Latina-CAF.
“Estamos trabajando una propuesta para que todo esto se articule de tal manera que la región pueda contar con unos recursos financieros suficientes para financiar sus propias posibilidades de integración”, explicó Samper.
Consideró que en este momento los suramericanos no tienen “que salir a buscar posibilidades de desarrollo por fuera de la región”, porque las mejores opciones de comercio e inversión están en el propio bloque, en un momento en que Europa se encuentra afectada por la recesión y China ha reducido su demanda.
“Lo que necesitamos es mirar hacia adentro y ponernos a buscar entre nosotros las posibilidades de desarrollo”, sostuvo.
El titular de Unasur planteó, además, que el bloque tiene que pasar de la “teoría a los hechos” para beneficiar a la población y tomar decisiones sobre iniciativas concretas en siete proyectos de integración regional como carreteras o ferrocarriles.
Este es un tema que analizarán los presidentes del bloque en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil el próximo 4 de diciembre, en el contexto de una agenda que incluye temas sociales, políticos y económicos.
En la agenda de la Unasur también están la preservación de la región como zona de paz, la creación de una cédula de identidad suramericana, la migración laboral con la acumulación de aportes de jubilación, la unidad monetaria y una política de género para vencer la discriminación que sufren las mujeres de la región.
Durante la cumbre también será transferida la presidencia rotatoria del bloque de Surinam a Uruguay.
A la reunión preparatoria que se celebrará mañana en Santa Cruz está prevista la asistencia de ocho vicecancilleres y representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.