Inicio Breaking News Líderes de Potosí son aclamados y dicen que no olvidarán las mentiras...

Líderes de Potosí son aclamados y dicen que no olvidarán las mentiras del Gobierno

188
0
Compartir
Líderes de Potosí son aclamados y dicen que no olvidarán las mentiras del Gobierno Manifestantes marchan para defender la "dignidad" de Potosí y para ratificar la huelga en Potosí (Bolivia). EFE/Archivo

La Paz, 30 jul (EFE).- Los líderes cívicos de Potosí fueron recibidos hoy como héroes por una multitud al regresar a esa ciudad boliviana y aseguraron que nunca olvidarán las “mentiras” del Gobierno de Evo Morales, tras fracasar el diálogo con las autoridades por las demandas de desarrollo regional que reclaman.
La multitud se reunió en un puente en la ciudad andina para recibir a los dirigentes del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) que estuvieron en La Paz durante cuatro semanas para pedir una negociación con el presidente Morales sobre las demandas.
Los líderes regionales fueron recibidos con aplausos y gritos de apoyo de las decenas de miles de personas que corearon consignas como “Potosí de pie, nunca de rodillas” y “Potosí se respeta”.
Los potosinos, que llevan 25 días en huelga, exigen, entre otras demandas, la construcción de una hidroeléctrica, tres hospitales, más carreteras, fábricas de vidrio y cemento, un aeropuerto internacional y la preservación del Cerro Rico porque es la principal atracción turística de la ciudad, pero está deteriorado por la minería.
En su discurso, el presidente de Comcipo, Jhonny Llally, señaló que el Gobierno de Morales piensa que les ha derrotado, pero, a su juicio, ocurrió lo contrario porque las autoridades admitieron que no tienen un plan para Potosí, “sólo mentiras, sólo discursos demagógicos”.
“Potosí estas mentiras nunca las va a olvidar. Por eso le decimos (al Gobierno) que Potosí ahora está de pie, nunca de rodillas y nunca se va a rendir”, sostuvo Llally ante la multitud.
La comisión de Comcipo que estaba en La Paz retornó a Potosí tras no haber logrado respuestas positivas a las 26 demandas de obras y programas de desarrollo por las que hoy se cumplieron 25 días de una huelga y bloqueos de carreteras en la ciudad del suroeste de Bolivia.
Morales desahució por completo la posibilidad de una reunión con Comcipo y de firmar los acuerdos, como exigían los líderes de la protesta, quienes finalmente aceptaron negociar con sus ministros.
Pese a que la gobernación y alcaldía de Potosí fueron ganadas en marzo pasado por el partido de Morales, la movilización por las demandas regionales logró paralizar toda la capital potosina.
El mandatario y sus ministros descalificaron varias veces a los dirigentes potosinos y pusieron en duda su legitimidad asegurando que la protesta era alentada por Chile y también por la derecha boliviana, que busca promover un movimiento federalista.
Todas esas denuncias fueron rechazadas por los dirigentes cívicos que siempre abanderaron su lucha contra la pobreza de la región (30 % en la ciudad y 67 % en el campo) como la razón de la huelga general, similar a otra en 2010 que llegó a 19 días.
El diálogo entre dirigentes y ministros duró cuatro días pero no tuvo los avances que esperaban los movilizados y el martes fue el Gobierno el que anunció la conclusión de las conversaciones, tras un desencuentro sobre la continuidad de las reuniones.
De entrada, el Gobierno rechazó por considerar inviables la construcción de la fabrica de cemento y del aeropuerto internacional en la ciudad, pese a que había prometido ambas obras a la región.
En otros casos, las autoridades aceptaron estudiar proyectos energéticos, pero derivaron algunas demandas a otras instancias estatales y no propusieron fechas para la ejecución de otras, lo cual provocó el rechazo de los potosinos en las negociaciones.
“Nuestros compañeros no han firmado y desconocen las actas que se han elaborado. Ellos (los ministros) las han hecho a gusto y capricho sin querer tomar consensos con nuestros compañeros”, indicó hoy a Efe el secretario general de Comcipo, Emilio Elías.
El Ejecutivo exige a Potosí cesar la huelga y los bloqueos y acusa a Comcipo de pretender derrocar al gobernador Juan Carlos Cejas y al alcalde Willian Cervantes, ambos oficialistas.
Ante la multitud, el vicepresidente de Comcipo, Marco Antonio Pumari, criticó a ambas autoridades por permitir que “insulten al pueblo potosino” y también censuró a los ministros, a quienes “Potosí sabrá responderles” por haber “denigrado” a Potosí.
“Ahora el mundo sabe qué clase de autoridades tenemos y que nuestro departamento se encuentra postrado en la miseria después de haber dado tanto a Bolivia“, sostuvo en alusión a la riqueza minera potosina que mantuvo por décadas la economía del país andino.
La continuidad o no de las protestas será analizada en las próximas horas en una reunión de dirigentes potosinos, pero la multitud pidió mantener los bloqueos y la huelga.