Inicio Breaking News Madres inmigrantes en huelga de hambre en Texas son puestas en aislamiento

Madres inmigrantes en huelga de hambre en Texas son puestas en aislamiento

116
0
Compartir

AUSTIN.- Los responsables del centro de detención para familias inmigrantes de Karnes City (Texas) han respondido a la huelga de hambre iniciada esta semana por las madres recluidas poniendo en régimen de aislamiento a algunas de ellas.
Así lo denunció hoy la organización Raíces, que representa legalmente a algunas de las madres detenidas en Karnes City desde hace ya casi un año.
“Tres madres estuvimos encerradas en las salas de aislamiento con nuestros hijos pequeños”, denunció a través de una grabación telefónica difundida por Raíces una de las mujeres que promovió la protesta, llamada Kenia.
“Eso fue por la huelga de hambre que empezamos”, agregó la mujer.
Las 78 mujeres recluidas en el centro aseguran que iniciaron la protesta para exigir a las autoridades su puesta en libertad y la de sus hijos.
El centro de Karnes City, que abrió en agosto de 2014 y está gestionado por la empresa privada GEO Group, ya ha estado en el ojo del huracán por diversos escándalos, entre ellos varias denuncias por abuso sexual de guardias a reclusas.
“Geo Group nos ha cuestionado el porqué de nuestra huelga, dicen que tenemos que comer y que si no comemos no estamos capacitadas para cuidar a nuestros hijos”, relató Kenia.
La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) ya alertó en 2014 de la práctica promovida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) de poner en régimen de aislamiento a las personas detenidas en huelga de hambre.
Las mujeres de Karnes City, que aparte de no comer tampoco están trabajando, advirtieron que la huelga de hambre “es solo el comienzo” y que no suspenderán las protestas hasta “lograr la libertad”.
Karnes City, ubicado a unos 80 kilómetros al sur de la ciudad de San Antonio (Texas), es uno de los cuatro centros de detención para familias con los que cuenta Estados Unidos y que dependen del ICE.
Los otros están ubicados en Dilley (Texas), Artesia (Nuevo México) y Leesport (Pensilvania), y en pleno rendimiento pueden albergar a cerca de 4.000 inmigrantes indocumentados.
La mayoría de las mujeres detenidas provienen de Centroamérica y cruzaron la frontera durante el pasado año fiscal, en una oleada de indocumentados que provocó la decisión del Gobierno estadounidense de reabrir estas instalaciones con el objetivo de disuadir nuevas llegadas.