Inicio Breaking News Morales descarta reunirse con los líderes de Potosí, que cumple 22 días...

Morales descarta reunirse con los líderes de Potosí, que cumple 22 días de huelga

260
0
Compartir
Morales descarta reunirse con los líderes de Potosí, que cumple 22 días de huelga Ciudadanos bolivianos son vistos, este 27 de julio de 2015, detenidos por un bloqueo que completa 22 días en las carreteras de Potosí (Bolivia).

La Paz, 27 jul (EFE).- El presidente deBolivia, Evo Morales, descartó una reunión con los dirigentes de Potosí y los acusó de liderar una lucha política al plantear el federalismo en supuesta coincidencia con dos opositores que están asilados en Paraguay y en Estados Unidos, según una entrevista publicada hoy por La Razón.
“Evo no está en el diálogo, y no va a estar en el diálogo, quiero que sepa. Yo no soy quien tiene que resolver (las demandas), son los ministros que tienen que ir al diálogo”, dijo Morales al matutino.
El Comité Cívico Potosinista (Comcipo), que encabeza la huelga en Potosí que lleva 22 días, comenzó a negociar el sábado con los ministros por las obras de desarrollo que reclama la región, pero espera que el presidente firme decretos para avalar los acuerdos.
Según Morales, no asistirá a las reuniones del diálogo porque no puede permitir que se piense que los ministros “no sirven” y tampoco se puede descalificar al vicepresidente del país, Álvaro García Linera, que invitó sin éxito a los potosinos a negociar.
“No es un problema de reivindicación, sino uno político. Lamento mucho que la ciudad de Potosí esté engañada bajo mentiras y fines políticos”, acusó el mandatario.
A su juicio, el dirigente de Comcipo, Jhonny Llally, coincide “en la demanda de federalismo” con “dos corruptos que se escaparon de Bolivia“, refiriéndose al excandidato presidencial Manfred Reyes Villa y al exgobernador de Tarija Mario Cossío.
Reyes Villa está asilado en EE.UU. y Cossio en Paraguay, tras haber salido de Bolivia acusados de corrupción a instancias de denuncias del Gobierno, pero ellos se declaran perseguidos políticos.
Llally rechazó el fin de semana denuncias similares y ha defendido el carácter legítimo de las protestas potosinas por obras para el desarrollo para una de las regiones más pobres de Bolivia.
El mandatario también reconoció en la entrevista que está enfadado con quienes conducen el movimiento cívico porque, según dijo, mintieron en la realización de una marcha a La Paz, que, afirmó, culminaron en pocos días porque usaron vehículos para trasladarse.
“Quien roba y quien miente, pierde autoridad; a veces no tengo ganas ni de saludarlos”, sostuvo el mandatario.
También descartó firmar las actas finales de las negociaciones y desahució por completo dos de las 26 demandas que negocian desde el sábado los dirigentes de Comcipo y los ministros.
Explicó que la fabrica de cemento que pide Potosí no puede construirse porque no será rentable y tampoco puede edificarse un aeropuerto internacional para la ciudad de Potosí por no hay áreas para ello, pese a que fueron obras prometidas por su Gobierno.
Las negociaciones avanzaron el fin de semana con los primeros acuerdos para hacer estudios sobre dos plantas hidroeléctricas que exigen Potosí, una sobre el río Yura, y otro sobre el Pilcomayo, cuyas aguas llegan a Argentina y Paraguay.
El encuentro de los dirigentes y los ministros se reanudó esta mañana en La Paz por unos minutos para volver a suspenderse hasta la tarde, a la espera de que se instale una audiencia judicial para analizar el caso de cuatro detenidos potosinos en protestas.