Inicio Breaking News Ombudsman boliviano expresa preocupación por situación de la gente en Potosí

Ombudsman boliviano expresa preocupación por situación de la gente en Potosí

87
0
Compartir
Ombudsman boliviano expresa preocupación por situación de la gente en Potosí Fotografía cedida por la Agencia Boliviana de Información que muestra a policías bolivianos mientras dispersan con gases lacrimógenos a un grupo de mineros que intentaban ingresar a protestar a la plaza Murillo, donde están el Palacio de Gobierno y el Parlamento, en La Paz (Bolivia). EFE

La Paz, 18 jul (EFE).- El Defensor del Pueblo de Bolivia, Rolando Villena, expresó hoy preocupación por las privaciones y perjuicios que sufren los habitantes de Potosí (suroeste) por la huelga que tiene paralizada a esa ciudad desde hace trece días y llamó al Gobierno y a los sectores que protestan a un diálogo “sincero”.
En un comunicado difundido hoy, Villena protestó por las “privaciones que están sufriendo miles de familias potosinas en cuanto al abastecimiento de productos de primera necesidad” y los perjuicios causados por los bloqueos de calles y carreteras.
“Nos alarma la situación de las personas enfermas internadas en los hospitales que están sufriendo la escasez de medicamentos e incluso de alimentos, lo que pone en riesgo su salud y su vida. Exigimos que no se cometa la irresponsabilidad de impedir el ingreso de alimentos o de cerrar centros de abastecimiento”, dijo Villena.
Según el funcionario, el conflicto se origina en incumplimientos y retrasos para atender las demandas potosinas, que no son nuevas y que se suman “a temas estructurales de larga data que sufre Potosí y que lo convierten” en el departamento con “los más bajos índices de desarrollo humano y pobreza”.
Villena pidió a las autoridades que “no minimicen” ni resten mérito “a la legitimidad de las demandas y menos traten de menoscabar la credibilidad” de los dirigentes potosinos, a quienes convocó a aceptar las invitaciones del Gobierno para dialogar.
También se ofreció para facilitar “un diálogo abierto y sin condiciones” que muestre la disposición de ambas partes para alcanzar soluciones.
Potosí está paralizada y bloqueada desde el pasado 6 de julio, dentro de una protesta encabezada por el Comité Cívico de Potosí (Comcipo), que reúne a varias organizaciones sociales de esa región y reclama más de una veintena de proyectos de desarrollo.
A causa de la huelga, 91 turistas extranjeros, la mayoría argentinos, estuvieron bloqueados en esa ciudad hasta el viernes, cuando la Policía logró evacuarlos por carretera y los trasladó al pueblo turístico de Uyuni.
Entre otras demandas, los líderes de Comcipo exigen al Gobierno invertir en una planta hidroeléctrica, tres hospitales, más carreteras, fábricas de vidrio y cemento, un aeropuerto internacional y acciones efectivas para preservar el Cerro Rico, deteriorado por la explotación minera.
Los reclamos de Potosí no son nuevos, ya que hace cinco años hubo una huelga similar por la que más de 300 extranjeros se quedaron bloqueados en esa ciudad por casi 20 días y tuvieron que ser evacuados por vía aérea.
El Ejecutivo boliviano defiende que ha realizado inversiones en ese departamento por 2.000 millones de dólares y que varias de las peticiones de Comcipo ya han sido atendidas y otras están en marcha.
Las autoridades han descalificado las movilizaciones al considerarlas políticas y lograron el respaldo de varios alcaldes potosinos y representantes de sindicatos leales al Gobierno, quienes desconocieron a los dirigentes cívicos que encabezan la protesta.
Por contra, los líderes de Comcipo rechazan reunirse con los ministros e insisten en que sólo dialogarán con el presidente Evo Morales, que retornó anoche tras un viaje a Argentina y Brasil.
Morales estuvo entregando obras hoy en comunidades rurales de Potosí, pero en ninguno de sus discursos aludió a las protestas.